Índice del Foro Foro de Hislibris Foro de Hislibris
Libros de Historia, libros con historia
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   Regí­streseRegí­strese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 
El pequeño Pataxú, Tristan Derème

Larinum
Ir a página Anterior  1, 2, 3
 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Concurso hislibreño III
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Javi_LR



Registrado: 15 Oct 2006
Mensajes: 6719
Ubicación: Por pentecónteras

MensajePublicado: Mie Feb 16, 2011 3:08 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Comencemos...

Gato, ante todo: enhorabuena. Cuando escribí esto no sospechaba que podrías estar tú detrás, aunque después, cuando leí los comentarios de la chusma, sí que apareció la imagen de Silvestre tras Cayo Lario.

Antes de exponer mi opinión, me gustaría dejar claro que pese a tener que ser jurado, es una labor que no me gusta. Por eso, más si cabe, mis mayores felicitaciones en años anteriores fueron para ellos, para los hislibreños que a mí, como Gran hermano, día a día me iban sorprendiendo más por su capacidad de trabajo y responsabilidad hacia el proyecto. Dicho esto, he de decir que esas felicitaciones este año me las guardo para la participación de la plebe, que ha estado por encima nuestra. Es increíble cómo tantos han leído tanto y comentado cuanto. No tengo palabras para ese esfuerzo, de verdad, tratándose de más de 800 páginas en word. Cada una de las opiniones expuestas son un tesoro para cualquiera, especialmente para los autores, y tan solo deseo estar a su altura. También me gustaría añadir que como todo fallo, no deja de carecer de los ídem. Es lo peor de esta responsabilidad: el haber dejado fuera relatos que merecían haber entrado. Pero tampoco se puede pensar mucho en esto, porque de otro modo, directamente, no se harían estos concursos. Aunque uno no deja de preguntarse: ¿la alegría de los reconocidos compensa la decepción de los excluidos? Y ya cuando entras en la cuestión de quién narices eres tú para tener ese poder... En fin, no sigo.

Añado que puede que las consideraciones que hagamos no sean todo lo extensas que los relatos merecen. De verdad que es algo que siento mucho, pero erais multitud y el tiempo, escaso. Pese a todo, lo que requiera ser aclarado o alargado, o las dudas que tengáis, se intentará hacer o aclarar (sed comprensivos).

Pero prosigo con este relato, Farsalia. Te transcribo, tal cual, lo que escribí en el subforo aristarco. Perdón por el uso de la propiedad intelectual tuya: "Sensación epidérmica". Ni qué decir tiene que el "opino" de Koenig sobrevuela todos mis comentarios. Ea, allá va:

Cita:
Sí, tenemos relato. un relato relatado por un relator que es el relatado. Y se hace ameno, simpático y a veces hasta gracioso. Fuera del chiste fácil (que a mi juicio es parte indispensable para conocer al propio protagonista), el dibujo que nos brinda de la época romana es muy pero que muy bueno. Me ha gustado mucho, sí señor. Como relato histórico, quizá sea el mejor a concurso. Hay detalles, no obstante, que a mi juicio afean el texto: demasiado latinajo que se podría traducir o castallanizar en su defecto. Cuando empleas esos términos y los cursiveas, suena académico, culto... Asuntos que no le van para nada este romano. Además, hay párrafos donde la sucesión de chistes entre paréntesis son excesivos.

Del 1 al 10:

Trama: 9.
Buena. A mí la manera de contar la historia (la segunda parte) me ha gustado, con ese previo autobiográfico.
Fidelidad histórica: 10.
Para mí, el mejor relato a concurso.
Forma: 8.
Algún detalle a pulir.
Interés: 9.
Pardiez si me ha interesado.
"Sensación epidérmica": 8.
Que hubiese sido de 9 alto si no fuera por lo anteriormente señalado.

_________________
El ojo que ves no es
ojo porque tú lo veas;
es ojo porque te ve.


Vini, vidi, adquirevi.
Julio César tras visitar Emporium Hislibris.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 35221

MensajePublicado: Mie Feb 16, 2011 3:48 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Gracias, maj@s; y gracias, jefe. Wink

Los latinajos se pueden traducir o castellanizar, aunque no todos, hay alguno que debe quedar en latín. Pues Cayo Lario es romano hasta para eso. Y los romanos eran muy suyos para las nomenclaturas, nombres especializados, magistraturas, etc. El humor es desbordante y hay momentos en que se puede rebajar sin menoscabo alguno, aunque también es cierto que al personaje le sale casi tanto como el respirar. Siempre encuentras detalles a pulir, especialmente a posteriori, pero ahora llega el momento de revisar y corregir.
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rosalía de Bringas



Registrado: 16 Feb 2011
Mensajes: 3681

MensajePublicado: Sab Feb 19, 2011 10:43 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Querido Rennie:
Ante todo, ¡¡¡MUCHAS FELICIDADES!!!, (deseos que comparto para el resto de los premiados)

Acabo de leer tu relato, que va a ser el primero que comente.
El texto evidencia dos cuestiones: la erudición del autor y su sentido del humor. Ambas cosas son muy importantes; la primera es fundamental en la literatura histórica; y la segunda, marca el signo de tu estilo personal.

Si me permites, voy a hacerte la crítica (y recuerda que, etimológicamente criticar significa estudio profundo de una cosa, con argumento)

Para mí, en un relato histórico es fundamental el uso del lenguaje; es la pauta que da verosimilitud a la historia. Por eso me sorprende mucho que emplees términos como pasarlas canutas, nos la clavaron, estuvieron atizando, coscarme, poner a parir, comerse el marrón, pillar la broma, achantaría... ¡Y, desde luego, importar un carajo! (nos importaban un carajo los juicios en el foro, pg 10) porque aunque es una palabra española (no parece anterior al 1400, eso sí) se populariza cotidianamente como un americanismo.
Un personaje romano no puede emplear el término carajo (¿me explico?)

Desde el punto de vista de la trama-argumento, me gustaría preguntarte: cuándo comenzaste a escribir, ¿exactamente qué querías contar?, ¿cuál era la idea predominate que deseabas para tu personaje? ¿pretendías que conocieramos sus avatares biográficos o más concretamente el último?
Esto es muy importante porque yo, al leerlo, me planteo dónde está el núcleo narrativo. Si está en la acción del personaje (su huída, el encuentro con la anciana...) entonces hay una gran desproporción entre el planteamiento (la enumeración de las batallas en las que ha participado) y el nudo, que es un acontecimiento poco importante.

Noto, eso sí, que tienes un buen conocimiento de la historia de Roma, la estructura de la sociedad y la vida cotidiana (¡y eso es muy importante!) Por eso me atrevo a preguntarte una cosa: ¿había linchamientos en la sociedad romana? porque parece que esa masa enfervorecida que persigue al protagonista (y llevan sogas) pretenden ahorcarle... ¡Ay, ay, ay!
¿No será un anacronismo?, ¿no te parece que en aquellos tiempos, en un contexto mediterráneo, era más propio que la gente se matase a pedradas?....

No me gustaría que pienses que no me ha gustado. Creo que es un relato ameno que enseña historia y eso es siempre bienvenido.
Debe seguir escribiendo porque lo haces muy bien; tal vez ser un poco menos impetuoso.
Gracias por escribirlo. Un saludo muy cariñoso
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 35221

MensajePublicado: Sab Feb 19, 2011 4:46 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Gracias, Rosalía, por tus jugosos comentarios, ¡ahí, ahí, yendo al meollo del asunto! Very Happy

Sobre el proceso de creación del relato, te remito a un mensaje anterior.

Sobre el lenguaje. Cayo Lario es un romano muy sui generis, tanto que no tiene por qué hablar como las traducciones de los autores romanos nos dan a entender o como parecen declamar personajes de múltiples novelas históricas. Cayo Lario se inspira, vanamente, en poemas de Catulo pero especialmente en Encolpio, Ascilto, Gitón y Eumolpo, inmortales personajes del Satiricón de Petronio. Trata de ser un romano de la calle, con mayor o menor fortuna, y por ello habla o trata de expresarse con un lenguaje cercano, coloquial, poco cuidado. Es un romano atípico, diferente al que estamos acostumbrados a leer, pero tiene mucho de, no sé si real, pero sí al menos de verosímil. Un romano anónimo, invisible, en ultima instancia.

El anacronismo sobrevuela todo el relato, no diré que el esperpento porque el relato no tiene tanta altura (de hecho, no tiene ninguna). Por ello, me pareció apropiado poner palabras anacrónicas como "carajo". Traté de jugar un poco con el lenguaje, pero un "demonios" o un "diablos" no iba a tener la fuerza de un "carajo". Licencias que uno se toma, en definitiva. Porque tampoco he pretendido escribir un relato realista, sino que he tomado un punto de partida, lo he ido moldeando, me he dejado llevar por lo que Cayo Lario decía y al final el resultado es el que es. Desde luego, en la revisión he cambiado algunas palabras, pero tratando de mantener el, por así llamarlo, espíritu inicial del relato. Y luego está cómo lo percibe el lector, por supuesto.

Hay una clara descompensación en el relato, entre la primera parte, la "biografía" de Cayo Lario, y la segunda, lo que acontece en Larinum. Y tiene mucho de casual y poco de causal. Sabía como empezaba el relato y como terminaba, lo que hay en medio surgió un poco sobre la marcha. La palabra quirites siempre me ha llamado la atención (quiris, en singular): un anacrónico y delicioso modo de llamar a los ciudadanos romanos en época arcaica. De esas palabras que permanecen a lo largo de los siglos (el romano es conservador por naturaleza) y que llegan a la época tardorrepublicana. Cicerón la repite en muchos de sus discursos. Y probablemente en esta época para el romano de la calle tendría un eco a antiguo como el que podemos asumir hoy en día cuando hablamos de "maese". Y me dejaba llevar por la imaginación: como entenderían, o mejor dicho como no entenderían ciudadanos romanos de origen itálico, como los de Larinum, que disfrutaban de la ciudadanía romana desde apenas dos generaciones atrás, un vocablo como quirites. Y al instante me venía la respuesta jocosa: "¿qué nos ha llamado?". Ese fue el leitmotiv de este relato (más allá de lo que ya he comentado en ese mensaje anterior). Y a partir de ahí, empezó a fraguarse la trama, construida a trompicones.

Decía descompensación, que la hay, y no sé si buscada, pero el relato ha salido así. Por supuesto, queda en manos del lector si le convence o no; a mí, como autor, me convence poco, pero una vez metido en el asunto, me dejé llevar, a ver adónde me conducía. Hoy en día escribiría el relato de otra manera, pero posiblemente lo disfrutaría menos. Me reía solo escribiendo el relato, me dejaba llevar por muchas referencias, construí el romano que es Cayo Lario, anacrónico pero verosímil. Jugué bastante con los límites. Pero también los franquée, justamente en nombre de ese anacronismo. Por ello, no me preocupé demasiado de si el conato de linchamiento con soga tenía más sentido histórico que la lapidación. Tampoco el tono del relato me lleva a planteármelo; escrito de otro modo, seguramente habría buscado otra solución.

No quiero reiterarme en lo ya dicho, pero no tengo talento para la ficción (y mecanografío de pena). No es lo mío. Lo que me impulsó para presentar un relato para este concurso fue la curiosidad. En los dos concursos anteriores fui jurado, tenía la curiosidad de saber qué podía sentir como participante. Y la he saciado. No escribí un relato pensando ni siquiera que pudiera ser publicado. Me dejé llevar por la curiosidad. ¿Volveré a intentarlo? Quién sabe, la familia de Cayo Lario me impulsa a ello. Pero uno sabe cuales son sus límites. Y aquí de momento los tengo claros. Más adelante, mañana mismo, quién sabe...
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
PedroEscudero



Registrado: 13 Ene 2010
Mensajes: 94

MensajePublicado: Dom Feb 20, 2011 12:46 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Buen relato. No lo había leído antes de las votaciones, parece que me salté varios de los ganadores.

Como ejercicio histórico, es sin duda uno de los mejores. Me gusta mucho el tono que le has dado. La elección del narrador va de la mano con la prosa elegida. Me ha resultado divertido, y aunque he encontrado algún posible anacronismo (¿Sogas?) son comprensibles dado el tono general del relato.

Mi enhorabuena por el relato, Farsalia.
_________________
Reseña
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 35221

MensajePublicado: Dom Feb 20, 2011 4:05 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Gracias, Pedro, y también por tu precioso relato.
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 35221

MensajePublicado: Lun Feb 21, 2011 2:18 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Releyendo algunas de mis respuestas a las interesantes preguntas críticas de Rosalía: "Es un romano atípico, diferente al que estamos acostumbrados a leer, pero tiene mucho de, no sé si real, pero sí al menos de verosímil". Pienso, opino, juzgo, no sé si creo (que son palabras mayores), que estamos tan acostumbrados a ponernos en la piel de los romanos que nos han legado las fuentes, esencialmente políticos y militares, que no solemos tener en cuenta a la inmensa masa, el 99% restante, de romanos "invisibles" que ni aparecen en las fuentes, pero que son los que forjan, en un grado superlativa, la propia "romanidad". Estamos tan acostumbrados a Cicerón y su estilo de oratoria ática, a la concisión de César, al lirismo (no exento de propagandismo) de los novi poeteae novi (si se me permite la expresión) de la generación de Virgilio, Horacio, Propercio, Tíbulo e incluso Ovidio, que no hacemos hincapié en los "otros romanos", que además son mayoría. Anónimos e invisibles, todo sea dicho, que apenas han dejado algo de sí mismos en grafitis pompeyanos o en alguna lápida jocosa. Siempre nos quedará la visión montypythoniana. Laughing

Con ello no trato de situar el lenguaje de mi Cayo Lario más allá de su justa medida (y de hecho, su estilo es una reinterpretación de los clásicos en mi propia justa medida) sino darle vueltas al asunto mientras espero para ir a comer...
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Concurso hislibreño III Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3
Página 3 de 3
 

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group

eXTReMe Tracker