Índice del Foro Foro de Hislibris Foro de Hislibris
Libros de Historia, libros con historia
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   Regí­streseRegí­strese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 
El pequeño Pataxú, Tristan Derème

'Caligula', de Tinto Brass

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Cine y televisión histórico y bélico
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39800

MensajePublicado: Vie Oct 23, 2009 6:19 pm    Tí­tulo del mensaje: 'Caligula', de Tinto Brass Responder citando



Hay películas que, por un motivo u otro, se quedan en lo circunstacial. Hay otras que se quedan en el contenido y no en las formas. Las hay que consiguen enseñarnos un precioso producto aunque vacío de contenido. Y las hay que tienen un poco de todo y además provocan. Y Calígula (1979), es de esas últimas.

Quizá no haya una película que haya recibido tantos varapalos por la cuestión incidental como ésta: las escenas explícitamente pornográficas. Y quizá esta cuestión haya soslayado el debate acerca del contenido no estrictamente sexual de la cinta. Porque nos encontramos con un peculiar peplum, una película sobre el césar loco, una película sobre el poder, los abusos y los límites del mismo. Una película que va más allá de lo incidental y de lo grotesco.

La historia de esta película ya da para una película en sí misma. Sintetizando, tras una preproducción que se alargó durante varios años y tras varios cambios de director y de actores, Tinto Brass se encargó del rodaje de una película que cuenta con un elenco de intérpretes ya de por sí destacable: Peter O'Toole, John Gielgud, Malcolm McDowell, Helen Mirren, Teresa Ann Savoy,... El soberbio guión es de Gore Vidal, autor de grandes novelas históricas como Juliano el Apóstata, Lincoln y Creación. Pero la productora es Penthouse y, con esta revista, Bob Guccione, su creador (una revista que no se prodiga especialmente por el buen gusto de sus desnudos). Mientras Tinto Brass -que siempre ha hecho un cine con alto contenido erótico (Salón Kitty, Los burdeles de Paprika), que sugiere más que gruesamente enseña -, por las mañanas rodaba la el 80% de la película según guión, con altas cotas de sensualidad y de erotismo (algunas rozando y superando, incluso, lo explícitamente sexual), por las noches, Guccione, con brocha gorda y varias de sus playmates de revista, rodaba las escenas pornográficas, ese 20% restante.

No nos confundamos tampoco ni nos rasguemos las vestiduras, a Brass no le escandalizaron las escenas pornográficas que Guccione rodó: le molestó que éste cortara, manipulara y retocara el metraje que había filmado y que tenía una coherencia lineal. Intercalando las escenas pornográficas en medio de escenas que no tenían nada que ver, cortando escenas o reubicándolas donde no tocaban (hay varios desajustes cronológicos en la primera hora, si uno se fija un poco). Gore Vidal se quejó de que su guión fue retocado e incluso reescrito (alguna escena, incluso, por parte de Malcolm McDowell). Y cuesta creer que los actores no supieran, en ese mismo set, de rodaje lo que pasaba por las noches.

La prensa estuvo al tanto de lo que sucedía y saltó el escándalo. Vidal renegó del resultado final y no quiso que su nombre saliera en los créditos (aunque aparece), Brass no asumió la dirección de la cinta (se limitó a aceptar ser el director de fotografía), la mayoría de actores quedaron escandalizados (o no...), incluso algunos, como Gielgud y O'Toole acabaron cogieron un cabreo de aúpa. Y Guccione asumió el montaje final de la película, que supera las dos horas y media, aunque el "montaje del director" llega a las tres horas y media. Resultado final: una película escandalosa, catalogada como X y prohibida en varios países. Eso sí, la publicidad gratuita la convirtió en una película ya de culto desde sus inicios. Y hay que decir que como tal, por su contenido y no por lo pornográfico, debería ser considerada una cinta de culto.

Entremos en materia: la película comienza con un Calígula (McDowell) que es casi el único pariente familiar vivo del cruel pero lúcido Tiberio (O'Toole), si descontamos a su primo Gemelo y a su tío Claudio. Como más que probable heredero del trono, Calígula viaja a Capri, donde Tiberio ha creado su refugio de placer, tétrico, oscuro y bizarro. Con la ayuda de Macro, el prefecto del pretorio, pues no se atreve finalmente a asesinar con sus manos a Tiberio, Calígula consigue el poder y empieza un reinado de locura, asesinatos, violaciones y truculencias varias. Su amor incestuoso y más allá de lo carnal con su hermana Drusila (Savoy) , su convencimiento de ser un dios, su concepción de estar desligado de las leyes terrenales (ab-solutus) y su crueldad sin límites convierten a Calígula en un personaje complejo, cualquier cosa menos aburrido o lineal, exagerado, malévolo y manipulador. Todo ello no puede llevar más que a su asesinato, tras cuatro años de terror (para algunos, que no para todos los romanos) y de reinado.



Este es el Calígula que nos muestran Brass y Vidal, y que encarna con convicción un McDowell en estado de gracia. Un Calígula que se nutre del texto de Suetonio, esencialmente, de esa leyenda negra que siempre va asociada con él. Una leyenda negra que bebe de fuentes senatoriales, que hay que leer entre líneas y no asumiendo automáticamente como cierto todo lo que dice (lo cual no significa desdeñar estas fuentes).

Frente a este Calígula destaca un Tiberio que sabe lo que está haciendo al designar a su sobrino-nieto como heredero: Roma está corrupta, qué mejor emperador que un príncipe corrupto hasta la médula. Tiberio trata de justificar lo que ha hecho y lo que es: nunca quiso ser emperador, le obligaron a aceptar unas riendas que nunca deseó. Implícitamente, Tiberio acusa a Augusto y a Livia de los males de su familia ("en nuestra familia, el hermano mata al hermano, que antes ha matado al padre"). Hay una lectura política y antropológica de fondo y en la que se encuentran diversos elementos que analizar: el poder en sí, los límites del mismo, los abusos que se pueden cometer en nombre de una idea ("yo, en nombre del Senado y del pueblo de Roma..."), de un Estado ("este es mi mejor semental [un tipo con un falo enorme], sirve al Estado").

Frente a Tiberio, vemos a un Nerva (Gielgud), amigo íntimo de Tiberio, conocedor de su brutal naturaleza, pero al que respeta y a quien siempre le dice la verdad ("me insulta en la cara", dirá de él un Tiberio sonriente cuando Nerva hace un comentario que no le favorece). Nerva simboliza el pasado de Roma, los ideales puros de la antigua República; uns ideales en los que Tiberio creyó pero que desechó, por ira, egoísmo y ambición de poder, para sumergirse en el pozo de los truculentos placeres de su naturaleza humana en Capri. Pero estamos también ante un Nerva que, previendo la muerte de Tiberio, sabe que no tiene lugar en la "nueva" Roma de Calígula y secuaces como Macro, y por eso prefiere cortarse las venas. La escena de Calígula preguntando a un agonizante Nerva que ven en la otra vida ("nada", le responderá Nerva) es soberbia: incapaz de entender que no hay una Isis o una vida en el más allá, Calígula acabará por ahogar a Nerva.

Drusila y Cesonia (Mirren), esposa de Calígula, son, en cierto modo, la otra cara de Calígula: una con un componente más tierno (aunque no ciego) y romántico, la otra siendo la mujer que aprueba y participa de los vicios del emperador. La muerte de Drusila precipitará a Calígula a la desesperación, pero no a una "locura" que el personaje ya tenía al empezar la película. ¿Cómo definir esta locura? ¿Como el simple y puro Mal? ¿Como la muestra más perfecta de que Calígula esta por encima de los convencionalismos sociales, de las ideas del bien y del mal, del límite que marcan las leyes del hombre? ¿Es la divinidad a la que aspira Calígula un espejo de aquello que quisiera ser pero que el concepto de hombre no le permiten siquiera pensar?

Junto a estos personajes, asistimos a un ambiente de bizarros decorados y escenas que recuerdan a Golfus de Roma o al Satyricon de Federico Fellini. Lo que pretende ser un producto de cine histórico va más allá de la mera etiqueta y tiene mucho de bufonada, de comedia grotesca y llevada al límite (el "viaje" de Calígula entre la plebe romana). La música es uno de los elementos importantes de la película: Aram Khachaturian y Sergei Prokofiev llenan con sus obras parte de la película, siendo el Adagio del ballet Espartaco del primero un leitmotiv de la película y un eco de la relación entre Calígula y Drusila:



He visionado esta película bastantes veces, la considero una excelente película, que va más allá de lo que es cine histórico (que de eso tiene más bien un componente parahistórico o incluso ahistórico). Brass, además, construye una imagen del amor y del sexo en la Roma antigua que supera lo que Guccione, con su playmates y sus escenas pornográficas (incluyendo la escena del barco-burdel), groseramente impone. Tampoco desdeño sin más estas escenas pornográficas dentro de la película, forman parte de ella, queramos o no, e ilustran los tópicos sobre las orgías romanas que siempre nos han acompañado.

Que los árboles no impidan ver el bosque, podría decir en última instancia.
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!


Ultima edición por farsalia el Dom Mar 03, 2024 11:38 am; editado 2 veces
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mardito Roedó



Registrado: 19 Ago 2009
Mensajes: 779

MensajePublicado: Sab Oct 24, 2009 1:32 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Yo creo que para entender la razón de ser de esta "rara, rara, rara" película es fundamental tener en cuenta el momento en que se produjo. Una época en que el acceso a la pornografía era "algo" más complicado, o cuando menos llevaba más tiempo que ahora, incluso en las sociedades más avanzadas; un par de tetas era garantía de un lleno seguro. De los mismos años setenta hay ejemplos de cine de prácticamente todos los géneros: documental, histórico, de terror... a los que puede ponerse el apellido de erótico en casos y pornográfico en otros, y algunas en determinados ambientes también son consideradas como de culto. Está claro que el añadido del sexo no tuvo otra razón de ser que el incremento de taquilla, aunque para ello hubiera que sacrificar la reputación de muchos, y esta encerrona, esta polémica producción, es lo que las distingue de otras del mismo tipo. Todo lo cual no quita que tenga una serie de alicientes, como muy bien comenta Farsalia. Joder, con esos actores y el pastón que se gastaron, como para no tenerlos.

Pues eso, que cualquier aficionado al cine histórico va a toparse antes o después con ella y no estará de más verla; pero cuidado, no en familia, como cualquier otro peplum Razz
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39800

MensajePublicado: Sab Oct 24, 2009 6:52 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

La vi por primera vez con 17 años en compañía de mi padre, aunque él se quedó dormido a mitad de película... Laughing
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39800

MensajePublicado: Sab Nov 13, 2010 6:04 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Por cierto, hace unos días murió Bob Guccione, arruinado, entro otras cosas, gracias a películas como ésta.
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Diocles



Registrado: 27 Oct 2008
Mensajes: 378
Ubicación: en la antigüedad

MensajePublicado: Lun Nov 15, 2010 1:25 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Curiosamente , te diré Farsalia ,que por casualidades de la vida , me invitaron y acudí al estreno de esta peli en Londres con todos los protagonistas presentes en cine. Smile

Sin embargo , no la he vuelto a ver desde entonces y mis recuerdos son muy vagos.

Al hilo de ésto , voy a ver si la encuentro por ahí y la veo de nuevo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39800

MensajePublicado: Dom Mar 03, 2024 11:35 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando



Anoche vi en Filmin el recentísimo nuevo montaje de este filme a cargo de Thomas Negovan... y quedé bastante decepcionado. Sin las escenas porno, pero no han mejorado el filme.

Lo peor, para mí, es que escenas que no contenían material porno (Nerva en la bañera, tras cortarse las venas, por ejemplo) se han recortado y perdido contenido importante. También se ha recortado el contenido muy X del antro de Tiberio, que "ayuda" a complementar su discurso sobre la corrupción de Roma y como él se ha "convertido" en el "porquero". Hay escenas, como los "cuidados faciales" de Ennia o cuando C. castiga a dos guardias que tras la pared se satisfacen, que pierden sentido. O la famosa escena del burdel, que mostró lo más "granado" de Bob Guccione con sus playmates, y "que echas" de menos porque justamente ilustraban una escena que ahora queda extraña. O lo descafeinado que ha quedado, y no por el porno (que no tenía), el periplo de C. en los bajos fondos de Roma.

Añadamos algo peor aún que quitaran escenas X: la música. Uno recuerda sobre todo este filme por piezas como el recurrente "Adagio" del ballet Spartacus de Aram Khachaturian, o "Montescos y Capuletos" de Romeo y Julieta de Serguéi Prokófiev que abría el filme (y te deja tieso). En vez de recuperar la poca música original de Bruno Nicolai (Paul Clemente en los créditos originales), se usa una de Troy Sterling Nies que no "acompaña" la trama (Khachaturian y Prokófiev lo hacían) y añade sopor al visionado. La nueva versión, además, retoca el [url=]final, más "sucio" en el original, pero mucho más elocuente[/url]: esa agua que arrastra la sangre por los escalones, ese plano final con los ojos abiertos del césar muerto. Magistral.

En el nuevo montaje de Aaron Schaps esa, y muchas otras secuencias, se han devaluado. Sacan poco partido de los planos con la estupenda escenografía de ese palacio de Calígula en Roma, barroco y al mismo tiempo una futurista imaginación, mientras que sí lo hacen con la gruta de Tiberio en Capri, un "escenario" para el espectador. Al querer mostrar la visión de Gore Vidal, dejan de lado la de Tinto Brass, sobre todo, y al eliminar las escenas X de Guccione (y algunas fuertecitas de Brass en Capri) mutilan algunas secuencias, que pierden parte (o mucho) de su sentido.

El resultado no es mejor: al contrario, muestran a un Calígula mucho menos interesante, simplemente cruel, sin mucho de lo que la música de Khachaturian, por ejemplo, ilustraba sobre su personalidad. Y, lo peor: es una película aburrida en la mayor parte de sus 178 minutos. Sin alma. Y eso sí es imperdonable.
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Cine y televisión histórico y bélico Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Página 1 de 1
 

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group

eXTReMe Tracker