Índice del Foro Foro de Hislibris Foro de Hislibris
Libros de Historia, libros con historia
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   Regí­streseRegí­strese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 
El pequeño Pataxú, Tristan Derème

CAPA DE SANGRE
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Concurso hislibreño III
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
lantaquet



Registrado: 04 Ene 2011
Mensajes: 10288

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 11:48 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Koenig escribió:
De nada Lantaquet. Laughing

¿Porqué no me sorprende que el relato sea tuyo? Cool

Koenig, tu comentario me empujó a reescribirlo definitivamente, añadiste la cordura y comentario esacto para que ese resorte se abriera en mi cabesona.
Gracias galo, a sido un honor para mi.
_________________
—Vengo por un anticipo
—Creo que se ha confundido, es la oficina de al lado
—Disculpe, es mi primer día
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
lantaquet



Registrado: 04 Ene 2011
Mensajes: 10288

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 11:51 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

lectorcete escribió:
resultado final me parece más una crónica (algo cómica: "...el propio Emir interrumpió con un cate en la cabeza y abandono la sala como si se estuviera cagando...") más que un relato

En serio, no me digaís que no es bueno Laughing Laughing Laughing Laughing Laughing
_________________
—Vengo por un anticipo
—Creo que se ha confundido, es la oficina de al lado
—Disculpe, es mi primer día
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 35255

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 12:40 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Pues no supuse que el relato fuera tuyo, Lantaquet, de hecho lo adjudiqué mentalmente a otros hislibreños.
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
lantaquet



Registrado: 04 Ene 2011
Mensajes: 10288

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 1:26 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

farsalia escribió:
Pues no supuse que el relato fuera tuyo, Lantaquet, de hecho lo adjudiqué mentalmente a otros hislibreños.

¿En serio? ¿A cual?
Dilo, Laughing y que nadie se lo tome a insulto Laughing Laughing Laughing
_________________
—Vengo por un anticipo
—Creo que se ha confundido, es la oficina de al lado
—Disculpe, es mi primer día
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 35255

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 1:34 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Eso va a quedar en mi memoria forever and ever.
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Elena-



Registrado: 09 Oct 2010
Mensajes: 1243
Ubicación: más allá del horizonte

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 7:50 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Ya sabes, lantaquet, escribiendo y leyendo se aprende a escribir cada vez mejor. La madera está, pero hay que irla puliendo para lograr una escultura, que no necesariamente, por mucho que se pula, guste. Pero siempre hay que seguir intentando mejorar. Un día, capaz, se tiene éxito. Ese es el camino de todo escritor.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
lantaquet



Registrado: 04 Ene 2011
Mensajes: 10288

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 7:54 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Elena- escribió:
Ya sabes, lantaquet, escribiendo y leyendo se aprende a escribir cada vez mejor. La madera está, pero hay que irla puliendo para lograr una escultura, que no necesariamente, por mucho que se pula, guste. Pero siempre hay que seguir intentando mejorar. Un día, capaz, se tiene éxito. Ese es el camino de todo escritor.

Gracias Elena, por favor te vuelvas a enfadar conmigo.
_________________
—Vengo por un anticipo
—Creo que se ha confundido, es la oficina de al lado
—Disculpe, es mi primer día
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Elena-



Registrado: 09 Oct 2010
Mensajes: 1243
Ubicación: más allá del horizonte

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 9:27 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Jeje, yo no me enfado contigo ni con nadie.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
eredine



Registrado: 28 Feb 2010
Mensajes: 335
Ubicación: Valencia (España)

MensajePublicado: Mar Feb 15, 2011 10:59 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Gracias por concursar, Lantaquet. Y ahora a por el concurso de Mitología, si es que dispones de tiempo e ingenio.

Saludos!!
_________________
https://www.facebook.com/ElFabricanteDeNubes
http://fantasiailustraciones.blogspot.com
http://asuncionbelarte.blogspot.com.es/
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
lantaquet



Registrado: 04 Ene 2011
Mensajes: 10288

MensajePublicado: Mie Feb 16, 2011 1:00 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Igualmente Eredine, me siento muy reconfortado, gracias.
_________________
—Vengo por un anticipo
—Creo que se ha confundido, es la oficina de al lado
—Disculpe, es mi primer día
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
lantaquet



Registrado: 04 Ene 2011
Mensajes: 10288

MensajePublicado: Vie Mar 11, 2011 6:55 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

No me resisto a poner aqui la nueva versión de Capa de Sangre que Urogallo intento repasar y que se dió por vencido al topar con mi legendaría torpeza, ineptitud, e imbecilidad.
Aun así, gracias por todo flaco.
Disculpad pero las cursivas se han perdido por el camino.
CAPA DE SANGRE. En pleno esplendor islámico post-hégira, los rigores gubernamentales del imperio resultaban que un puñetazo en la mesa de la corte de Damasco, equivalía a cuatro o cinco cabezas humanas separadas de sus cuerpos violentamente. A un cambio de caudillo (claro es que sin cabeza…, ya se sabe), y una bajada de impuestos. Para que aflojara los posibles ímpetus subversivos del pueblo sometido en cuestión.
A ser posible, juntas, para que el mensaje quedara bien clarito. Con respecto al imperio, la responsabilidad del hecho (el que fuera) era del Emir enviado por el sultanato.
Decapitado públicamente y sustituido más rápido que el más fulminante peregrinaje a La Meca.
Fuere en la provincia que fuere.
Desde las frías montañas de la mas profunda China, al ultimo faro y torre de defensa portuguesa.
Fue la época clave para el sincretismo imperial. Que horadada más, en la posibilidad de reducir al máximo, el lógico chirriar entre piezas, que en soflamas belicosas.
Sincretismo de la imperfecta maquinaria, que era aquel descabezado imperio, (con un altísimo margen de mejora en todos los campos de la vida cotidiana).
Convirtiéndose así en el desengrasante apropiado entre la ocupación y los ocupados.
Y manteniendo al pueblo, aislado de movimientos políticos inapropiados, o directamente fracasados.
Esta opción resultaba más económica y eficaz, que la represión total de sus respectivas identidades. También se mostraba interés por las costumbres artísticas de los sometidos, asimilándolas como propias, como se ha reflejado sobre todo arquitectónicamente dándole un inconfundible estilo ecléctico fácilmente reconocible. .Aumentando así, la confianza en el imperio, por parte de la identidad nacional de cada región.
Dentro del extensísimo territorio conquistado, que se sentía orgullosa de su incrustación en el imperio.
Más por lo artístico, que por lo político, aunque siempre existían excepciones a la regla en un Imperio que se abastecía con aguas de ríos de todo el mundo conocido.

Pasados los años, y el primer impulso conquistador, cuando el Imperio era ya prácticamente un recuerdo (en cuanto a política territorial sobre todo). Iniciado el milenio, allá por el año 1200, entro en escena un nostálgico personaje del antiguo régimen, ferviente y devoto practicante de la ley coránica.
Desde un, muy personal punto de vista,. Su nombre era Ibn Turmat. Nacido en Sus, que aun hoy en día no son mas que quince o veinte casas alrededor de un calvo peñasco en el norte de África.
Destacó desde pequeño, por su capacidad de estudio y esfuerzo. Tratado ya como erudito a la temprana edad de quince años (algo no muy difícil siendo de los pocos, en mil kilómetros a la redonda que supieran leer).
Edad en la que emprendió un largo viaje de otros quince.
En los que se formo, con las maravillas y conocimientos que contenían las grandes capitales moras de aquellos años.
Córdoba la de las mentes, Bagdad la de las espadas, Damasco la de los venenos. El ritual peregrinar a La Meca. Lo fueron convirtiendo en un poliglota y viajado orador. Severo, casi estricto en las formas, en cuanto al Corán sobre todo.
Con una facilidad de palabra inaudita en el mundo árabe de la época, desde tiempos de Mahoma no había sido tan proclamada la Yihad. Habiéndose empapado de forma sistemáticamente selectiva de sus propias vivencias, del devenir de las ciudades y puertos, y arancelado por todo ello como buen musulmán.
Llegó el momento de volver.
A su regreso al pedregal rifeño de Sus, convertido ya en toda un institución, fue recibido como héroe local.
Decidió aprovechar la coyuntura, para acumular fuerzas a sus incipientes hordas de seguidores, con visos de ejército. Y en efecto el cada vez más perspicaz Turmat, se rodeo de toda una panda de fanáticos religiosos. Desheredados de un Imperio que los olvido, hasta para el tributo anual a la corona.
Amparado en el resentimiento y fanatismo berebere, el cacique rifeño, poco a poco empezó a conquistar terreno. A otras tribus magrebíes primero (que pasarían a formar parte de su ejercito posteriormente), y contra el cristiano después, allá en las Castillas. Turmat, que ya sufría un grave aunque no agudo trastorno obsesivo compulsivo, con respecto a la uniformidad y disciplina de sus hombres. Mas aun en todo lo referente a las practicas espirituales (que para Turmat solo podían pasar por Ala). Mantenía a su gente, en permanente sicótico estado de revista. No soportaba que alguien no ciñera turbante reglamentario, o que algún soldado u oficial en su presencia se colocara la gumia (puñal de procedencia aria en época del imperio, usado por los bereberes) en el lado contrario (el izquierdo). Cualquier otro destacar entre los demás, era sistemáticamente solucionado del mismo y democrático castigo.
La consabida separación violenta de la cabeza del cuerpo. (Pocas soluciones para los distintos y continuos problemas derivados de tan ambiciosa empresa). Cuando después de tan solo una campaña, se hizo con todo el norte de África y prácticamente toda Al-Andalus, quiso instalarse en Sevilla, para pasar el invierno antes de ir por el premio gordo de la península, Córdoba.
La de Averroes. La romana. La (hasta entonces) inconquistable. Poco sabemos de su recibimiento por parte de la ciudad.
Lo único seguro es que no supo como reaccionar, se vio abrumado, ante las cada vez mas relajas y dispares conciencias andalusíes.
Que entre otras cosas, otorgaban libertad religiosa (que era lo máximo en libertades por aquel entonces).
Libertad a cada gremio o asociación a regirse por sus propias leyes (ridículas, ventajistas, desconsideradas y belicosas, cuanto menos, por otra parte). Por lo general, la mayoría de andalusíes, eran gentes que parecían haber alcanzado el paraíso prometido, ya, sin Yihad, sin sacrificio, ni aparente esfuerzo. La leche y la miel parecían brotar de las paredes de aquel verde y fértil paraíso que era Sevilla.
Comparada con su Sus natal, mas rica en cabras y piedras, aquello debería suponerle el paraíso, pero no era así, odiaba todo aquello.
-Nosotros hemos hecho la Yihad por ustedes cerdos…– Mascullaba entre dientes, en cada recepción protocolaria que su recién impuesto Emirato (y pretendido Califato). Organizaba con las fuerzas vivas de cada pueblo o ciudad que su itinerante corte visitaba. Pero por mas que se creyese acostumbrado a ver infracciones de la fe, a lo largo de su vida. Sevilla le pareció especialmente infecta, así que ya se sabe:
Muchas más partes de la anatomía humana serian separadas sus cuerpos violentamente. Si un milagro no iluminaba de inmediato a los sevillanos con la luz de Ala.
Los andalusíes, bebían, eran grandes escanciadores y existía un gran mercado alrededor de la cerveza y las variantes vinícolas de la época y el lugar.
Entre las que destacaba el dulce vino mistela, al que no le faltaban pocos homenajes en verso, que se popularizaban rápidamente entre las gentes.
Ávidas del ingenio de sus poetas, que eran multitud en la ciudad por aquel entonces. Debido al éxodo propiciado precisamente por Ibn Turmat (la incoherencia y lo reñido de los poetas con el sentido común es leyenda aun hoy). Aquellas gentes se deleitaban con la cocina autóctona (rica en porcinos, como si no sobrasen motivos para cabrear al devoto de Ibn).
Cantaban a la hermosura de sus mujeres andaluzas, a lo negro de sus cabellos, a la largura de sus piernas, a lo curvado de sus curvas, a su moda fresca y ligera, gracias a su envidiable clima.
A su mala leche también (léase el poema de Abén-Rajes Salmodia a tus despertares). Como no, los jóvenes (que se daba por supuesto que bravos litigantes, y locales cimarrones), no eran más, que una indolente masa de babosos escritores, enamorados hasta las cachas de cualquier gachís de barrio.
Sin importar si estuviera ya casada, ni si le convenía o no, el total de la dote.
Sin reglaje, sin los preceptivo rituales de las comadres etc.… Era una locura, nada de aquello tenia sentido para los provincianos invasores.
Y muy concretamente era un autentico martirio, para el cada vez mas mudo (por su contenida cólera) Ibn Turmat. Indudablemente aquella pandémica actitud, resultaba cuando menos indignante para las cabezonas y obcecadas mentes de los nuevos gobernantes.
Después de haber visto morir a buena parte de sus hombres por aquello. Que no se parecía en nada al modelo de vida y sociedad predicada por su concepto de Ala.
Basada en tres pilares: La infinita unidad y pureza de Ala, la existencia presente de este, y la necesidad de desarrollo científico para consolidar la fe en los dos primeros puntos (un Perogrullo vamos).
De manera que aplicaron las más restringentes medidas para la total erradicación de semejantes estilos de vida, vacíos en cuanto a lo único importante, el cumplimiento de la regla.
Por todos los habitantes del planeta si fuera menester. Primero se exigió la conversión islámica de todo el mundo de manera clara y publica. Sin dejar lugar a ambigüedades, por parte de la comunidad judía sobre todo. Ya que para Turmat, su liturgia se aproximaba peligrosamente a todo lo demoniaco.
Por lo sofisticado de su simbología, misterios, y dificultad esquemática en la salmodia de sus oraciones.
Que no podían ser más que obra del Bajísimo (que era como él, se refería al diablo). No fue suficiente, las sospechas eran fundadas por supuesto especialmente en cuanto a los judíos se refiere.
Pues siempre ha sido un pueblo equivocadamente (en ocasiones como esta) orgulloso y fiel a su verdad. Valiente y digno.
Así que para todo el que apostató de su antigua fe y decidió no salir de la ciudad, se abrió la veda del chivatazo.
Que envidiosos y pleiteados, aprovecharon para sus particulares cuitas pendientes. Emborronando así lo fidedigno de las denuncias.
De manera que tampoco esta, fue una buena solución. Prohibieron lo prohibible y mucho mas. Pero aun así las adoctrinadas mentes que rodeaban al caudillo y la de él mismo.
Seguían sintiendo repulsión por unas gentes más inclinadas, a la ironía (y rimada que es peor). A lo relajado, y al vino servido por tetonas mancebas (que también eran bailaoras) hasta que les diera el alba.
Que a la estricta observación coránica y al cumplimiento de los prefectos de la Fe islámica (según sus propias y extremas doctrinas). También se observó por parte de la rígida elite, recién llegada de las montañas más pedregosas del Atlas, el inusitado gusto por lo gratis de las gentes sevillanas:
El sevillano gustaba de invitar, pero gustaba mucho mas de ser invitado a fiestas y saraos sobre todo.
Que nunca faltaban, y cuando estas llegaban, participaba de los días de jarana con entusiasmo fervoroso.
Donde se sacaba de comer a espuertas, platos como: barbos en adobo, pollitos asados, chuletitas especiadas de cordero con dátiles, orejas de cerdo con miel y mostaza, solomillos de buey con salsa de nata y almendras, bien regado con vino o cerveza enfriada, y postres como dátiles con jamón, pastelillos de nueces y ajonjolí, mantecados de trufas… y etcétera, con exceso y avaricia.
Como si todas las noches de fiesta fueran la última noche sobre el planeta. Para el sevillano de a pie, casi siempre la cosa acababa igual:
Comiendo y bebiendo al principio, a lo que seguía el cante y el baile, continuado a su vez de más vinos y saetas.
Acompañado como no de chanzas y chismes elevados de tono, y de dudoso gusto sobre anatomía femenina.
O sobre las particularidades y vicisitudes de un cornudo de pueblo. Como la mejor de las salsas para aquellas orgías post-imperiales.

Quien podía, acababa la noche practicando la coyunda sin pantalones, al alba, en cualquier jardín. Cuando el autóctono jazmín primaveral decide que es el momento de hacerse oler (situación bien mística, que debería probar todo el mundo), y el sol de la mañana te saluda con bravura y nitidez. Desde la verde vega de Carmona.

El cetrino Emir, venido de las montañas del Magreb y endiosado desde pequeño. Recordaba con añoranza su patria en la que no tenían palabra para definir canción y doce diferentes para definir cabra, de modo que todo resultaba más sencillo para un dictador.
Y era un lugar soso en definitiva.
Para su agarrotada alma esta situación era insostenible, y después de un primer par de negativas.
Accedió al plan de solución final, que al parecer todo gobierno autoritario a lo largo de los siglos alberga como plan B (incluso como plan A en otros muchos casos, mas recientes aun).
Que equivalía a un exterminio en masa… (Y que Ala elija los buenos allá arriba). Plan ingeniado por el sádico y vil, jefe de la guardia Golin un berebere envidioso y sin sentimientos.
Que debido a lo improvisado del cambio en la dirección de la ciudad, hacia las veces de consejero del emir. Aparte del boato beato de la fundamentalista corte. De manera que para la noche del 7 de Abril del 1197(según nuestro actual calendario, en el calendario musulmán, esta fecha coincide exactamente con el fin del Ramadán de aquel año lunar).
Había sido pregonada y prepara, la mejor de las fiestas imaginables.
El Emir invitaba a modo de superflua reconciliación con el pueblo, a toda la ciudadanía al palacio amurallado del Alcazar.
Para poder disfrutar allí de viandas, cantes y dances como no se había visto en la vida. Se prometía la más grande y salvaje noche en muchos años (y dichos calificativos eran correctos, sobre todo por lo de salvaje).
La propaganda se vino haciendo desde el año nuevo, y el tema de la fiesta era dar la bienvenida a la primavera.
Tema muy celebrado por las gentes, que después de la que había caído, que vislumbro un agradable cambio en la mentalidad del Emir. Por los mentideros, se comentaba que el Emir, como todo el que llega aquí, acabó irremisiblemente sucumbiendo a los placeres sevillanos,
fueran los que fueran (aunque se hablaba maliciosamente de su gusto por los mancebos, añadiremos que injustamente, pues Turmat era un ser totalmente asexuado, pues no se le conocieron ni mujer ni hijos). No exageraríamos si dijéramos que la noche de la convida, (como así se popularizo la fiesta), las colas para acceder al recinto del alcázar amurallado, eran de una hora de larga.
Y aunque la noche se iba refrescando, y la entrada a la fiesta era no era muy fluida (pues se realizaban registros de puñales a la entrada, para poder así garantizar la seguridad dentro del recinto, por parte de la autoridad). Nadie se impacientaba, pues todos comprendían lo hercúlea de la organización. Y se mostraban de un buen ánimo conciliador. La natural alegría, y el desparpajo local, hicieron de la cola una fiesta en si. En la que pequeños coros de ociosos compadres, comentaban los pormenores de la fiesta, o de cada uno. Criticaban de forma muy grafica y constructiva cualquier tema mundano o no, del que además parecían ser auténticos eruditos. Aquí un baile, halla un cante, una bota de vino pésimamente camuflada, un guitarreo, un coro de palmas, un chiste…. Las cabezas pensantes del sangriento conclave, observaban a la gente desde lo alto de una torre, cerca del cuerpo de guardia (que hacia las veces de recibidor para la farsa). Con muecas de repugnancia y desden, El Emir calculó, y el jefe de la guardia como adivinando esos cálculos, rápidamente dijo: – En un par de horas como muy tarde, todos los que se han presentado, habrán entrado en el recinto mi señor.- Y añadió : -Reverendísima mente Coránica, Altitud de Ideas y de facto mente entre las mentes…- Lo que el propio Emir interrumpió, con un fuerte cate en la cabeza propinado con su desgastada fusta. Y abandono la sala como si se estuviera cagando y no pudiera aguantar más. Un poco mas tarde de lo vaticinado por la bajuna y pelota personalidad, del Jefe de la guardia, (del que sobra decir que era bastante difícil distinguir su lengua, del culo del Emir). Se cerraban las puertas del recinto, todo el mundo estaba dentro (se estima que hasta unas 10000 personas). El Emir abandonaba el palacio en su caballo, que se llamaba “Al Galope de La Meca”. Con una inevitable sensación de desasosiego, que no lo abandono hasta el día de su propia muerte. Un elegido pelotón previamente escondido en las cuadras del palacio, y armado con lo mejor en ballestería y arquerías de la época. Perfectamente equipadas con armaduras de cuero y hierro, con largas espadas y lanzas. Tomo posiciones, y a una señal en forma de pitido todo comenzó: Primero a asaetar a la incrédula multitud (muchos preguntándose aun por el menú), la perplejidad dio paso al pánico. Pero las cimitarras afiladas a martillazos, al estilo autóctono, no pararon de cortar cabezas, manos y pies… Las gruesas armaduras reducían la movilidad del sanguinario pelotón. Que acompañado del piso ensangrentado, dieron lugar a ridículas y grotescas caídas, sobre la pura mutilación. La indefensa gente preparada para la juerga, no fue rival para tan sádico ataque. Esquemáticamente planeado por una de las mas viles mentes de la historia. Un par de horas se llevaron con la tarea del matar y el rematar a todos y cada uno de los asistentes. Tarea que hubiese sido repugnante para cualquier soldado, pero aquello no eran solo soldados, eran autómatas. Convencidos de encontrar el paraíso lleno de vírgenes que les habían prometido, en todo aquello (sin llegar a comprender jamás, que ya se encontraban en ese virgen vergel lleno de hembras y exquisitos víveres). El resto de la noche lo dedicaron al apile cadavérico. Para la posterior quema en pequeños grupos, de forma que el resto de la población tomara buena nota. La sangre acumulada era realmente molesta en las tareas dentro del Alcazar, así que al abrir las puertas del complejo se desbordo. Y encharco el suelo de tierra de lo que hoy es el centro histórico de la ciudad. La tierra se empapó de ella, y esta formo parte de Sevilla para siempre. De manera tal, que todavía hoy en algunas zonas del lugar, al escarbar profundo por motivos constructivos, o de reparación en algún tipo de escape subterráneo. Se puede observar en los estratos de la tierra, una fina capa oscura, que data exactamente la fecha referida. Una fina capa de sangre. Que no nos reporto ninguna moraleja a la posteridad. Y si lo hizo jamás se capto. Los que no asistieron a la fiesta, ya sea por barruntarse la carnicería, o por haberse tenido que quedar al cuidado de los niños. Por inapetencia, o por lo que fuera, se convirtieron en estrictos observadores de la ley del Emir (que no coránica) desde entonces. Oscuros años se cernieron sobre toda la comarca. A la que se le fulmino a casi toda la población apta para el trabajo de un plumazo. Pero ya se sabe lo cíclico de la vida, aquellos años del Emir no duraron mucho. Al poco de ganar Córdoba, perdió todo lo conquistado. Fustigado, entre otros, por el legendario Rey Lobo Muhammad ibn Mardanis. Que después de vencerle en el sitio de Albacete, lo apreso. Dejo al taimado Ibn Turmat a una resentida, desenfrenada y habida de sangre, turba de salvajes. Para que hicieran con él lo que quisieran (Como siglos después le ocurrió a Mussolini). Aunque con suerte para el condenado, murió al primer o al segundo estacazo. Después se pasaron profanando su glauco despojo, por toda la serranía, durante semanas. Los herederos de tan mítica matanza, pronto adaptaron de nuevo aquellas costumbres, que desquiciaron a malogrado Turmat. Al parecer hay que dar la razón al Dr. Nicholas Wilcox, de la universidad de Massachusetts, que en su faraónico trabajo sobre las “subterráneas corrientes telúricas”. Insinúa de modo bien claro, que tales corrientes, son capaces de moldear con el tiempo las actitudes y aptitudes de los pueblos que se asientan sobre ellas o cerca de. Incluyendo en tan ingente ensayo, precisamente como ejemplo, a ese magnifico, esplendoroso y trabajador pueblo andaluz. Que aun hoy, después de aquello. De siglos de mestizaje y cambios, sigue siendo gañotero, irónico, juerguista y ligero en ocasiones. Además de cuna, de muchas de las mas brillantes mentes creadoras allende los tiempos, en todas las artes. Suscribiremos también la opinión de Marco Polo, cuando elevo a la mujer andaluza, a la categoría de reina de las mujeres por su hermosura, belleza y picardía. FIN
_________________
—Vengo por un anticipo
—Creo que se ha confundido, es la oficina de al lado
—Disculpe, es mi primer día
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
lantaquet



Registrado: 04 Ene 2011
Mensajes: 10288

MensajePublicado: Vie Nov 04, 2011 8:13 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Perdoname Cavilius, en serio me averguenzo mogollón.
_________________
—Vengo por un anticipo
—Creo que se ha confundido, es la oficina de al lado
—Disculpe, es mi primer día
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
cavilius



Registrado: 15 Oct 2006
Mensajes: 12836
Ubicación: Kallipolis

MensajePublicado: Vie Nov 04, 2011 10:52 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

¡Penitenciágite! La contrición es buena, sí señor.

Perdonado quedas, lantaquet, pero ¿concretamente a qué te refieres?
_________________
Otros pueblos tienen santos, los griegos tienen sabios.
Friedrich Nietzsche
La vida solo puede ser comprendida mirando atrás, pero solo puede ser vivida mirando adelante.
Søren Kierkegaard
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Antigono el Tuerto



Registrado: 28 Mar 2010
Mensajes: 11808

MensajePublicado: Sab Nov 05, 2011 4:25 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

cavilius escribió:
¿concretamente a qué te refieres?

Creo que es el prólogo de un relato sobre la Sevilla sometida al poder almohade Cool Idea
_________________
Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.
Proverbio Hindú.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
lantaquet



Registrado: 04 Ene 2011
Mensajes: 10288

MensajePublicado: Dom Nov 06, 2011 1:24 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Es que he leido parte de este hilo y la verdad, al leerme a mi mismo no me he sentido identificado con la idea de lo que yo en realidad queria decir, y quiza fui pelin grosero contigo. Lo siento, no me gusta.
Y me disculpo por ello.
_________________
—Vengo por un anticipo
—Creo que se ha confundido, es la oficina de al lado
—Disculpe, es mi primer día
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Concurso hislibreño III Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
Página 6 de 7
 

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group

eXTReMe Tracker