Índice del Foro Foro de Hislibris Foro de Hislibris
Libros de Historia, libros con historia
 
 F.A.Q.F.A.Q.   BuscarBuscar   Lista de MiembrosLista de Miembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   Regí­streseRegí­strese 
 PerfilPerfil   Conéctese para revisar sus mensajesConéctese para revisar sus mensajes   ConectarseConectarse 
El pequeño Pataxú, Tristan Derème

'Hannah Arendt'
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Cine y televisión histórico y bélico
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39806

MensajePublicado: Mar Jul 02, 2013 12:22 pm    Tí­tulo del mensaje: 'Hannah Arendt' Responder citando



Hannah Arendt (1906-1975) es una referencia ineludible en filosofía, antropología, ciencias políticas e historia. Obras como Los orígenes del totalitarismo (1951), Sobre la revolución (1963) Sobre la violencia (1970) y, para el caso que nos toca, Eichmann en Jerusalén. Informe sobre la banalidad del mal (1963), entre otras, son libros esenciales y que conviene leer y dejar que el poso de la reflexión se asiente tras la lectura. Su biografía es apasionante, también: alumna (y algo más) de Martin Heidegger, huyó de Alemania cuando los nazis llegaron al poder e intuyó que no iban a ser buenos tiempos para los judíos, como ella misma. Refugiada en Francia, cuando los alemanes invadieron el país fue internada en el campo de concentración de Gurs, hasta que pudo conseguir pasaportes y marcharse con su marido, Heinrich Blücher, a Estados Unidos. No lo tuvo fácil allí, pues tardó hasta 1951 en conseguir la nacionalidad estadounidense; hasta entonces fue considerada una apátrida (al haberle retirado los nazis la nacionalidad). Una vez instalada en Nueva York, colaboró con organizaciones sionistas, ayudando a judíos a escapar de Alemania y, más adelante, a instalarse en Israel. Profesora visitante y titular en diversas universidades y centros de estudios (Berkeley, Princeton, Yale, Chicago...) enfocaría sus estudios a la filosofía política. Y ya en 1961 viajaría a Jerusalén para asistir, como articulista para The New Yorker, al juicio de Adolf Eichmann. Este juicio y las repercusiones de los artículos/libro de Arendt son la base de la película de Margarethe von Trotta.

Precisamente la película comienza con la captura de Eichmann en Argentina, cuando un comando del Mossad le secuestró y trasladó a Israel en 1960. Arendt ya es una mujer madura, profesora de universidad, pide a The New Yorker que la envíen a Jerusalén para reportar sobre el juicio de Eichmann. Un juicio polémico, dese el punto de vista del derecho internacional, por las implicaciones que supuso su captura en Argentina, violando la soberanía del país. El juicio, en 1961, fue un proceso largo, una plataforma de Israel al mundo entero, dejando claro que los crímenes contra la humanidad como los cometidos por Eichmann no iban a quedar impunes, al mismo tiempo que un espaldarazo al carisma político del primer ministro David ben Gurion. Para algunos fue una farsa jurídica, de principio a fin; para otros, una catarsis para el pueblo judío, que podía juzgar en Israel y sin interferencias a uno de los nazis que habían escapado. Arendt asistió a gran parte de las sesiones del juicio Eichmann y quedó asombrada: esperando encontrar a un monstruo, Eichmann era un tipo mediocre, lejos de constituir un paradigma de jerarca nazi; un burócrata que insistía una y otra vez en que él no era responsable de los actos de los que se acusaba, pues simplemente obedecía órdenes. Esa frialdad del personaje, ese carácter anodino, esa noción de que alguien prácticamente anónimo dentro del engranaje del Holocausto (como Eichmann insistía) turbaron a Arendt, que comenzó a reflexionar sobre la idea de que el mal no necesita de personas que piensan en loq ue están haciendo, de mentes criminales con grandes propósitos: simplemente (y simplificando mucho en sus ideas), el mal podían perpetrarlo personas corrientes, anodinas, personas que no pensaban (o que decían que no pensaban). La banalidad del mal, pues.

Arendt regresó a Estados Unidos y tardó en escribir los artículos para The New Yorker. A lo largo de la película vemos a Arendt (Barbara Sukowa) sentada o tumbada, pensando. Fumando sin cesar, pero sobre todo pensando. Desarrollando las ideas de lo que acabarán por convertirse en uno de los libros esenciales para comprender el funcionamiento del Holocausto. Arendt piensa, duda, reflexiona, escribe. Sus ideas surgen a partir de esa noción del hombre obediente y que es incapaz de pensar por sí mismo. Arendt reflexiona sobre ese concepto, sobre la Gedankenlosigkeit, sobre el ser que no piensa, una idea quie la obsesiona. Y escribe los artículos para la revista. Lo que no esperaba la filósofa es que se creara una controversia tal que acabaría con muchos amigos judíos que rompieron relaciones con ella; con la universidad donde daba clases exigiendo su dimisión; con un ataque furibundo de los medios de comunicación. Y no por la noción de la banalidad del mal, sino por la crítica de Arendt a los consejos judíos (Judenrat) y su papel de necesaria cadena de transmisión del engranaje genocida en las zonas ocupadas de Polonia: «Este papel de los dirigentes judíos en la destrucción de su propio pueblo es para los judíos sin duda el capítulo más oscuro en toda su oscura historia» (Eichmann en Jerusalén, p. 209). Sobre lo que en sí apenas era una sección de sus artículos, luego libro, se centraron los ataques furiosos de organizaciones sionistas y medios contra Arendt y su libro. La película muestra todo este proceso en el segundo tramo del metraje. Se tacha a Arendt de traidora, de simpatizante de Eichmann, de defensora de de lo que hicieron los nazis. "Tratar de comprender no significa perdonar", insistirá, tratando de que la gente entienda que realiza un estudio de la banalidad del mal (algo en lo que nadie incidía, deploró), desde la filosofía. "Los hechos, no las opiniones", insistía una y otra vez. Pero no eran tiempos para que su postura, fría, demasiado fría, vista como una mujer prepotente y que (cierto es), no se ponía en el punto de vista de quienes consideraban que tales argumentos herían la susceptibilidad de los supervivientes y sus familiares. La película de Von Trotta no es una hagiografía de Hannah Arendt: el espectador percibe esa frialdad del personaje, esa insistencia suya en la racionalidad de los argumentos por encima de la visceralidad de quienes, aún demasiado pronto, no quieren ni pueden entenderla. Es pronto aún, apenas han pasado veinte años de los hechos; como comenta Peter Novick en Judíos, ¿vergüenza o victimismo?: el Holocausto en la vida americana (Marcial Pons, 2007), el genocidio nazi fue un tema tabú una vez acabada la guerra y hasta los años sesenta. El juicio a Eichmann y el libro de Hannah Arendt despertaron el miedo de los supervivientes y sus descendientes a recordar, a sobrellevar y sobreponerse a un trauma que nunca se superaría. Para muchos judíos, intelectuales y políticos, los artículos de Arendt eran una traición a Israel como nación surgida del dolor y el genocidio; para muchos, la antigua alumna de Heidegger era alguien que renunciaba a su condicición de judía y abrazaba la causa de su mentor nazi.

La película es un fiel retrato de una época, de unas actitudes y del modo en que se concibió el juicio a Eichmann. No hay un autor que interprete a Eichmann, sino que la directora opta por encadenar el material rodado con documentos audiovisuales del juicio, de modo que el espectador no pierde nunca de vista a Eichmann, mostrado como era, como el anodino y mediocre hombre cuya defensa se sostiene en una simple idea: la obediencia estricta de las órdenes recibidas y, en última instancia, del principio de la ley vigente. Von Trotta nos lleva también al círculo de amigos de Arendt: a su marido Heinrich Blücher (Axel Milberg), su secretaria y asistente Lotte Köhler (Julia Jentisch), su amiga Mary MacCarthy (Janet McTeer), los únicos que apoyaron siempre a Arendt en medio de la tormenta. A su editor, William Shawn (Nicholas Woodeson), que es consciente de la bomba de relojería que tienen esos artículos. A sus amigos judíos. Kurt Blumenfeld (Michael Degen), Hans Jonas (Ulrich Noethen), que no entendían cómo Arendt podía, desde su condición de judía, escribir aquellos artículos. Incluso a Martin Heidegger (Klaus Pohl), cuya figura y la relación que mantuvo con Arendt, se reconstruye a partir de diversos flashbacks en diversos momentos de la vida de ambos.

Asistimos, pues, a un caledoscópico retrato de unos personajes con puntos de vista divergentes. Y todo ello con un paso constante del inglés con un fuerte acento de Arendt al alemán que emplea con viveza con sus allegados; resulta imprescindible ver esta película en versión original subitulada para captar matices, para observar secuencias de incomprensión mutua entre los personajes. Y desde luego es una película recomendada para estudiantes de filosofía y ciencias políticas: las discusiones de Arendt con sus allegados y aquellos que la atacaban devienen una clase magistral constante. Quizá para aquellos que no conozcan el proceso a Eichmann y el libro de Arendt resulte un poco árida la trama. Von Trotta huye de dogmatismos y simplificaciones, nos ofrece el proceso de creación de una idea (la banalidad del mal) y de un libro. A un pedazo de Historia, se podría decir.

Está de más decir a estas alturas que es una gran película...
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!


Ultima edición por farsalia el Vie Dic 23, 2022 1:04 pm; editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39806

MensajePublicado: Mie Ago 14, 2013 11:11 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Ayer acompañé a unas amigas a ver esta película. Qué buena es...
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Hahael



Registrado: 03 Dic 2011
Mensajes: 3511

MensajePublicado: Jue Ago 15, 2013 6:17 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Mañana iré a verla al Icaria, con la mujer. El libro ya lo leí. Parece que en este mundo la búsqueda de la verdad constituye un acto de heroismo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Hahael



Registrado: 03 Dic 2011
Mensajes: 3511

MensajePublicado: Vie Ago 16, 2013 11:06 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Excelente, pero...
a los dos minutos me quedé completamente desconcertado. Los personajes interactuaban en un entorno familiar y hablaban en perfecto, claro y aséptico alto-alemán. Pasaron los minutos y la cosa no cambiaba. Bueno, es lo normal me diréis, eso de que hablen en alemán. ¡Pero yo esperaba escuchar yiddish! Estaba ilusionado, porque salvo algunas canciones y palabras o expresiones sueltas no lo había oído nunca. Luego pensé, ¡pedazo de ….! ¿quién habla yiddish hoy en día? No queda prácticamente nadie, algunos sobrevivientes de la tragedia, dispersos entre Israel, Sudamérica y los EE.UU. Y aunque consiguieran hacer que un guionista escribiera los diálogos en yiddish, ¿Cuántas personas sabrían apreciar el esfuerzo? La película está rodada parte en inglés y parte en alemán. En la sala estábamos a rebosar, casi una decena en total. ¿Cuántos se habrían interesado por una película en yiddish? En fin, pasado el primer disgusto me serené y comencé a disfrutar con la película, un complemento perfecto para el libro. Porque el libro, claro, habla sobre el juicio a Eichman y reflexiona sobre la tragedia, pero leído en frío no alcanzas a imaginar la gran polémica que suscitó. Para quienes no la vivimos en su momento, la película nos acerca dicha polémica y nos acerca también a la autora, a sus emociones, objetivos y deseos. Una película muy recomendable, con una Sukova impresionante. ¿Y qué decir sobre Eichman? Arendt lo describe como un burócrata, un ser no pensante, y además resfriado. No tenía ni cuernos, ni rabo. Pero al propio Eichman le gustaba verse como parte de un equipo bien avenido. Los alemanes siguen siendo diferentes en esto a los españoles; ellos trabajan bien en equipo, los españoles somos demasiado individualistas, no conseguimos, salvo raras ocasiones, ponernos de acuerdo. Pero los alemanes confían en el trabajo en equipo como la llave para el éxito, por ello no les importa asumir el rol asignado, aunque sea secundario, de hecho también existe la competencia dentro de un equipo. A mí no me pareció Eichman un jugador de equipo. Tenía mucha responsabilidad, gente a su cargo y capacidad de iniciativa. Su perfil lo veo más como un tecnócrata, un gestor. Si tuviera actualmente cuarenta años, dependiendo de donde hubiera caído al nacer, podría llevar una multinacional española, un banco en la City, o una empresa industrial en Alemania. De esos tipejos que cumplen los objetivos que otros le han marcado, léase accionistas o propietarios, pero que casualmente siempre son los mismos, ganar más dinero que el año anterior, sin plantearse otras metas, ni pensar en los, digamos, daños colaterales, porque claro está, para qué engañarse, una empresa es para ganar dinero. ¿No nos dijeron una vez que era un bien social? Bueno lo dejo, que me da repelús. Por cierto, salí de la sala medio intoxicado por culpa el humo de los cigarrillos que se fumó la Sukowa/Arendt. En serio, trece años sin fumar ni un pitillo y noté de nuevo el gusano en el cuerpo. ¡Vaya droga dura el tabaco!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39806

MensajePublicado: Sab Ago 17, 2013 12:53 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

¿Frau Blücher, perdón, Hannah Arendt hablaba yiddish?
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rodrigo



Registrado: 28 Nov 2007
Mensajes: 8545
Ubicación: Santiago de Chile

MensajePublicado: Sab Ago 17, 2013 1:56 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

La suya era una típica familia asimilada, o sea que en su casa no se hablaba ni hebreo ni yiddish. Sé que estudió ambas lenguas en la adultez, pero no si llegó a dominarlas del todo.

A propósito: muy interesantes los comentarios. Trataré de hacerme con el DVD.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39806

MensajePublicado: Sab Ago 17, 2013 12:43 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Por eso mi duda, y más a tenor de sus propis comentarios sobre su no-apego a la judeidad como "pueblo" al que amar por encima de todo.

No lo dudes, Rodrigo.
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Rodrigo



Registrado: 28 Nov 2007
Mensajes: 8545
Ubicación: Santiago de Chile

MensajePublicado: Sab Ago 17, 2013 2:54 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Cierto, cierto. Su apego a lo judío no era incondicional.

También en esto fue bastante típica. Como tantos judíos germanizados, sólo cobró conciencia de sus orígenes porque los nazis y demás antisemitas la hicieron sentirse diferente. (¡En su familia ni siquiera se practicaban los ritos judaicos!)
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Ausente



Registrado: 26 Ene 2009
Mensajes: 1721
Ubicación: Santiago, Chile

MensajePublicado: Sab Ago 17, 2013 8:55 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Rodrigo escribió:
La suya era una típica familia asimilada, o sea que en su casa no se hablaba ni hebreo ni yiddish. Sé que estudió ambas lenguas en la adultez, pero no si llegó a dominarlas del todo.

A propósito: muy interesantes los comentarios. Trataré de hacerme con el DVD.


La darán en el SANFIC...

http://www.sanfic.com/general/ya-esta-disponible-la-programacion-de-peliculas-por-seccion/
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
Hahael



Registrado: 03 Dic 2011
Mensajes: 3511

MensajePublicado: Sab Ago 17, 2013 9:13 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Sí, solo una parte de los judíos alemanes hablaban yiddish, y parece que no era el caso de Arendt. De todas maneras en la zona de Könisberg se hablaba West-jidish.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Rodrigo



Registrado: 28 Nov 2007
Mensajes: 8545
Ubicación: Santiago de Chile

MensajePublicado: Lun Ago 19, 2013 3:53 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Ausente escribió:
Rodrigo escribió:
La suya era una típica familia asimilada, o sea que en su casa no se hablaba ni hebreo ni yiddish. Sé que estudió ambas lenguas en la adultez, pero no si llegó a dominarlas del todo.

A propósito: muy interesantes los comentarios. Trataré de hacerme con el DVD.


La darán en el SANFIC...

http://www.sanfic.com/general/ya-esta-disponible-la-programacion-de-peliculas-por-seccion/


Domingo 25 y miércoles 28. Mala suerte, esos días estaré en Buenos Aires.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Astillitas



Registrado: 16 Dic 2012
Mensajes: 30
Ubicación: La Damliacc, ultimo banco a mano derecha.

MensajePublicado: Mie Ago 21, 2013 5:55 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

La vi este invierno en un cineclub que han montado en el Ctro. Cultural del puebro. Me pareció que se salía de lo corriente -peli con fotografías exhuberantes, actores conocidos actuando automáticamente, planos tipo telediario, guión blandito...- y me gustaron dos cosas: el presentar a un personaje humano (¡como fumaba la tía! ¡qué seca era! ¡vaya compromiso con la verdad!) y el esfuerzo de la directora por meterse en las vidas de mujeres alemanas de otro tiempo, ¡tengo que ver la que le dedicó a Hildegarda de Bingen!
_________________
Sed ego qui scripsi hanc historiam aut uerius fabulam, quibusdam fidem in hac historiam... non accomodo.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Ausente



Registrado: 26 Ene 2009
Mensajes: 1721
Ubicación: Santiago, Chile

MensajePublicado: Vie Ago 23, 2013 2:31 am    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Rodrigo escribió:
Ausente escribió:
Rodrigo escribió:
La suya era una típica familia asimilada, o sea que en su casa no se hablaba ni hebreo ni yiddish. Sé que estudió ambas lenguas en la adultez, pero no si llegó a dominarlas del todo.

A propósito: muy interesantes los comentarios. Trataré de hacerme con el DVD.


La darán en el SANFIC...

http://www.sanfic.com/general/ya-esta-disponible-la-programacion-de-peliculas-por-seccion/


Domingo 25 y miércoles 28. Mala suerte, esos días estaré en Buenos Aires.


Mira qué mala suerte la tuya!!! Wink

Yo, como dicen, "soy de ahí..."
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39806

MensajePublicado: Mie Ene 29, 2014 4:05 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

La programan esta tarde-noche en la Filmoteca de Catalunya y, aunque ya la tengo en DVD, tentado estoy de ir a verla otra vez en pantalla grande...
_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
farsalia



Registrado: 07 Nov 2007
Mensajes: 39806

MensajePublicado: Mar Oct 14, 2014 12:29 pm    Tí­tulo del mensaje: Responder citando

Hoy Google recuerda su nacimiento:


_________________
Web personal

¡¡El Mesías!! ¡¡El Mesías!! ¡¡Muéstranos al Mesías!!
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro Foro de Hislibris -> Cine y televisión histórico y bélico Todas las horas están en GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2
 

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB © 2001, 2005 phpBB Group

eXTReMe Tracker